HomeOpiniónTemasClasificadosServicios
 
Ciencia
 
MARC ARIAS
Estos terrenos aguardan la decisión sobre el destino del ITER
 
3 min
 
Energías
  Noticias
El ITER rivaliza con los JJ.OO. del 92
ROSA M. BOSCH - 15/09/2003
Vandellòs apuesta
LA VANGUARDIA - 15/09/2003
Frente común por el reactor de fusión
ROSA M. BOSCH - 10/09/2003
La bazas de Vandellòs
ROSA M. BOSCH - 10/09/2003
  Foros
Energía nuclear vs. energías alternativas
¿Es el petróleo una energía con futuro?
¿Será el hidrógeno la energía del futuro?
  Las claves
El cambio climático 
  Gráficos dinámicos
¿Qué es la fusión nuclear? 
¿Cómo se produce el efecto invernadero? 
  Galerías de fotos
Cambio climático 
 

“Esto es violentar la materia”
El sector de la energía limpia ve contradictoria la inversión y los ecologistas se oponen

“Es injustificado dar prioridad a esta tecnología cuando otras ya producen energía y han demostrado ser viables” 

ANTONIO CERRILLO - 15/09/2003
Barcelona.

Juega el hombre a ser Dios al querer imitar la energía que nace del Sol?, ¿estamos ante el enésimo intento del hombre de domesticar la naturaleza con su histórica prepotencia y de doblegar las escurridizas leyes de la física? ¿Podemos conseguir energía ilimitada con el ITER? Frente a la apuesta de la Administración en favor del proyecto ITER, otras voces están empeñadas en frenar tanta euforia. Algunas entidades ecologistas se oponen a esta iniciativa, mientras que los promotores de energías renovables la ven con recelo, porque temen que se pierdan esfuerzos y recursos para las fuentes renovables ya acreditadas y en servicio.

Las quejas más ostensibles proceden de la Asociación de Productores de Energías Renovables-APPA. “Lo que nos parece contradictorio es que se destine más dinero en investigación y ciencia a un proyecto que no produce energía que a otros proyectos, como son los de las energías renovables, que sí están generando ya energía”, dice Óscar Romero, portavoz de APPA. “El proyecto ITER requerirá para poder funcionar más energía que la que va a producir. Necesita tener una térmica al lado”, recuerda Romero. La APPA recela, además, de la buena acogida dispensada al ITER por los grupos ecologistas de Tarragona, en contraste con su actitud tan beligerante contra los parques eólicos.

“El ITER es un proyecto esotérico, porque no tenemos ninguna garantía de que realmente el experimento prospere, tenga éxito y sea eficaz a corto plazo”, señala Josep Puig, ingeniero industrial y experto en energía. “Es injustificado dar prioridad a esta tecnología cuando otras ya producen energía y han demostrado ser viables”, agrega.

Los opositores del ITER creen que quienes impulsan esta iniciativa son víctimas de un “optimismo científico” desmesurado, y subrayan la dificultad del experimento. Lo que se pretende es ni más ni menos que la fusión de los nucleos de deuterio y tritio a temperaturas de 100 millones de grados durante unos 100 segundos para producir calor, garantizando el cumplimiento de unas condiciones físicas (temperatura, densidad de partículas, tiempo de confinamiento) tan complicadas que hasta ahora nadie ha sido capaz de demostrar su viabilidad.

Y el calendario será dilatado. Una vez que tenga éxito el experimento habrá que construir un prototipo de demostración, y luego hacer la valoración técnico-económica y comercial. Hacia el año 2047 se podría iniciar la construcción del primer reactor de fusión nuclear. Hay más discrepancias. “La cantinela de que se producirá una energía ilimitada es un engaño, ya que las reservas de litio –de donde se obtendría el tritio– en la corteza de la Tierra son parecidas a las del uranio, por lo cual son agotables”, dice Puig.

Los ecologistas subrayan que la reacción se lleva a cabo entre el deuterio y el tritio, y este último es un gas radiactivo. Por tanto, se deberá disponer de barreras de contención para evitar la liberación del tritio al medio ambiente, tanto en el funcionamiento normal de la planta como en caso de accidente. Ahora no existe ninguna normativa que limite las emisiones de tritio a la atmósfera procedentes de reactores termonucleares. Y una última contraindicación: el material estructural del reactor estaría sometido al bombardeo neutrónico, con lo que también se transformará en radiactivo. Eso haría que cuando la planta se cierre se deban seguir procedimientos de seguridad parecidos a los desmantelamientos de Vandellòs I.

Y argumentos éticos. “Querer conseguir energía mediante la fusión es pensar que el hombre lo puede modificar todo a su antojo. Significa violentar claramente la manera como la materia ha sido concebida”, explica Josep Puig.



 
LA VANGUARDIA, el diario más vendido en Catalunya  Control OJD
Copyright La Vanguardia Ediciones S.L. y Iniciativas Digital Media S.L.
All Rights Reserved - Aviso Legal - Contacte con nosotros